LA MOSCA ROJA

REFLEXIONES DE UNA MOSCA ENTRE MOSCARDAS by PURA MARIA GARCIA

VOZ EN LA VOZ DE LOS CINCO PRESOS CUBANOS

 

He escrito muchas palabras sobre los cinco presos cubanos hasta hoy, unas horas antes de que caiga, como una losa que nos pesa cada día injustamente más, otro día cinco de un mes en el que no podemos sonreír porque nos falta su sonrisa, la de su libertad.

Lo he hecho en dos de los idiomas que hablo y en un tercero, en la lengua del alma, de mi pequeña verdad, esa que me hace decir y sentir, o viceversa, el acto de declarar, sin temor, qué y cómo soy por dentro, qué me conmueve, qué sueño, qué me arranca el dolor por ser injusto, qué me mueve a mis pequeñas luchas.

Les he escrito con prosa deshecha de poesía, con los retales rotos de versos que no fueron todo lo bellos que los cinco merecen, que no tuvieron tanta fuerza, ojala lo hubiera conseguido, como para desarmar los barrotes reales que les ahogan y consiguen, con su asfixia, robarnos el aire a quienes sentimos la solidaridad no como un gesto sino como la ÚNICA respuesta. 

La primera vez que supe de ellos fue a través de personas a las que amo y con las que me une la cuerda irrompible de la emoción y el sentimiento, el ideal que no puede destruirse, que mengua y se adelgaza, pero jamás desaparece: Rosa Bernal; Paco Bernal, Joan Martí, Carlos, Jordi Mata y otras almas que jamás han sucumbido a la desesperanza, al menos hacia el sueño de verles regresar a una isla que es suya y nuestra, a Cuba. Ellos me hablaron no de cinco identidades, sino de 5 hombres, con nombres y apellidos, rostros, hogares que se habían quebrado de un extraño hoy para mañana, repentino e injusto, hipócrita lección para aprender que la realidad no es la que vivimos sino la que los poderosos nos “permiten” vivir, a veces migaja ostentosa, pero pobre siempre.

Busqué quienes eran los cinco presos, esos cinco rostros que no alcanzaba a imaginar, viviendo un exilio impuesto, violento y humillante. Ahora recuerdo esos días, alcanzando con mis ojos todas las páginas web que hablaban de ellos, intentando, entre un campo de minas contra libertad, metáfora simbólica con la que desearía explicar que hay una mano, la del imperialismo, que trataba y trata instilar la cizaña y la falsedad mediática también hacia ellos, llegar a una verdad, llegar a ellos, sin que nadie mediara entre su soledad y mi consciencia, entre su ideología y mi comprensión. Supe datos, decenas de fechas, decenas de eslabones de una cadena de injusticias tan flagrantes que, por momentos, yo misma me arrepentí de pertenecer a esto que llamamos, o denominábamos hasta hoy, una sociedad desarrollada.

Datos. Fechas de juicios amañados, después de una detención planificada y a traición, por la espalda siempre, como actúan los cobardes, como jamás actuó ni el Che, ni tantos otros que dejaron su vida por la idea que transciende al pensamiento propio porque es entregada a la colectividad, donde el individuo no solo no se “pierde” sino “se gana con el otro y la suma de otros”.

Sus nombres, que no perdieron su luz aunque quisieron convertirlos en palabras malditas, me llevaron a otros nombres, como el de Fidel o el de Ernesto o José. Fue su ausencia de libertad, la prisión que sufrían, la que me empujo a un camino del que jamás me arrepentiré haber iniciado: su valentía y su resistencia, su lucha, su falta de libertad me condujo a la libertad, a hallarme con las palabras, las armas poderosas del Che; las reflexiones premonitorias y penetrantes de Castro, la dulce pistola del verso de Martí. Cambié como persona cuando les hallé, encerrados en una cárcel que, en mi mente, ya no era un símbolo. Sentí la rabia que crece como los arbustos salvajes que resisten la sequía y desperté ante muchas cosas que había pasado por alto en esta realidad que vivo, esta que nos permite creernos, en espejismo absurdo y falso, que somos libres.

Y fue por ellos, buscándoles, averiguando quiénes eran, llevados de la mano de un pintor que les pinta con colores de luna, en ciudades imaginarias donde no existen los semáforos, Paco Bernal; una mujer que jamás se olvida de recordarnos que están dentro, que se les niega la libertad y que hay que unirnos para luchar y ser cizalla que corte sus grilletes, Rosa Bernal; por un hombre que entiende en la idea la base de la intención con la que contrarrestar la injusticia y la mentira, Joan Martí; por otro hombre que se une a corear con el mundo que cree en los cinco y reflexiona y no permite que desfallezca el pensamiento y la razón, Carlos.

Los cinco, desde su cárcel, desde su condena injusta, desde los juicios en los que de antemano se les asesina lentamente, me ayudaron a abrir la mirada y apartar al yo para ser parte de un nosotros en el que desde entonces CREO y VIVO.

Y hoy, ya más allá de las palabras, no voy a recordar los actos reiterados contra la lógica, la injusticia, la locura, la hipocresía, la desmesura con la los Estados Unidos y su mafia, que sí es el endemoniado enemigo de la libertad, el terrorista colectivo más gigantesco que jamás existió, se ceban sobre los cinco.

Hoy me conmueve pensarles como hombres, como personas, más allá de cualquier ideología  (aún a pesar de que me uno a ella y duplico cada una de su voces en la mía). Me conmueve y  saja mi alma imaginar cinco hogares que se quedaron vacios; siento el dolor desgarrado de cinco madres que lloran por sus hijos, de hijos que no entienden por qué sus padres no están allí, en sus noches de niños;  dolor cuando pienso los abrazos y besos que la vida les debe a sus compañeras, a ellos mismos, cuando me imagino hermana de uno de ellos, compañera, madre, amiga…

Y hoy, que tengo el privilegio de poder descolgar un teléfono y hablar con quienes amo, me duele, me hiere hasta la carne del corazón, si es que aún existe, el pensar que ellos no pueden dirigirse a quienes aman porque un muro injusto les mantiene fuera del mundo, de este, que cada día les añora.

Y lucho, con la palabra escrita, y con mis sueños, porque termine su dolor, porque regresen y abracen, en libertad, a su libertad, hasta hoy robada.

¡LIBERTAD PARA LOS CINCO, YA!

Un comentario el “VOZ EN LA VOZ DE LOS CINCO PRESOS CUBANOS

  1. juanmartinezz
    junio 5, 2012

    Me uno en tu indignación a la impotencia de comprobar como se les roba, la libertad y dignidad, ante la pasividad y complicidad de todo el Mundo, no importa que los cargos de espionaje a los que son acusados nunca se hayan podido demostrar, ni la denuncia de organismos de derechos humanos como Amnistía Internacional haya denunciado que no se mostró ni una sola prueba inculpatoria en el juicio celebrado, o que no tuvieran acceso libre a sus abogados, o que el propio juicio fué una pantomima, EE.UU hace a su antojo, pone gobiernos, organiza guerras, invade paises, asesina a poblaciones enteras por su valor estrategico o simplemente por la riqueza de esos pueblos, y se auto erige en defensor de la Libertad,
    Los maldigo
    ANTONIO GUERRERO
    FERNANDO GONZALEZ
    GERARDO HERNANDEZ
    RAMON LABAÑINO
    RENÉ GONZALEZ

    En la distancia, mi respeto y el recuerdo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

MY PLAYLIST

NOS VISITARON OTRAS MIRADAS...

  • 76,137 VISITAS

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 747 seguidores

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter

EL TIEMPO NO EXISTE…PERO SUCEDE

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 747 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: