LA MOSCA ROJA

REFLEXIONES DE UNA MOSCA ENTRE MOSCARDAS by PURA MARIA GARCIA

EL PODER JUEGA AL MONOPOLY CON NUESTRO DINERO

CHOMSKY iniciaba su libro “HEGEMONÍA O SUPERVIVENCIA, la estrategia imperialista de Estados Unidos” con unas frases que ofrecen un fantástico punto de partida para la reflexión de quienes, cada día, intentamos contemplar la realidad con una mirada crítica que esquive, en lo posible, la anestesia general con la que el poder intenta someternos:

“Todos aquellos que desean afrontar sus responsabilidades con un compromiso auténtico con la democracia y la libertad –o simplemente con una supervivencia digna- deberían poder identificar los obstáculos que se interponen en el camino. En los países violentos, éstos son fácilmente reconocibles, mientras que en las sociedades de cariz algo brutal difieren notablemente de los utilizados en otras más libres, en cierto modo, los objetivos son similares: asegurarse de que “la gran bestia”, tal y como Alexander Hamilton denominó al pueblo, no se extravíe. El control de la población ha sido siempre una preocupación básica del poder y de los privilegiados, particularmente desde la primera revolución democrática en la Inglaterra del siglo XVII (…)”

Cada día resulta más difícil mantenerse, en caso de que deseásemos hacerlo, en la inconsciencia necesaria para no darnos cuenta de que las formas que el poder y los gobiernos utilizan, desarrollan o diseñan, para controlar la población, controlarnos y guiarnos “por el buen camino”, el que ellos trazan y planifican de acuerdo a los intereses de una minoría, generalmente corrupta y ambiciosa, son más sofisticadas, numerosas y sutiles. El manejo y la distribución de los recursos económicos, la elaboración de los presupuestos, es una de ellas. Los presupuestos, la cantidad de dinero destinada a cada una de las partidas presupuestarias que, en teoría, componen el armazón que sustentaría y permitiría la atención social, cultural y económica de TODOS los ciudadanos, se proponen, aprueban y comunican a “la gran bestia”, al pueblo, dentro de un juego, en mi opinión sucio, caracterizado por regirse con criterios que se acercan en exclusiva a los intereses de la elite que atesora la riqueza del país; a las “deudas” que vinculan a los poderosos (como es el caso del acto de “pago” de la deuda entre grandes empresas y políticos deudores, en una relación bidireccional en la que las dos partes se “deben” grandes favores  ya realizados, que podemos entender si escribimos juntas palabras como AZNAR-ENDESA y/o FELIPE GONZÁLEZ-FENOSA) y a la acumulación de riqueza que permita la perpetuidad de la diferencia entre los RICOS, los buenos y limpios, y los pobres, los otros, los pacientes pacientes que, cada cierto tiempo, recibimos la anestesia para no despertar del sueño que nos hace sumisos. La desinformación.

Los presupuestos esconden, muy hábilmente, la realidad más real. Se comunican oficialmente a los ciudadanos con cifras que esquivan la información detallada y, sobretodo, HUYEN de las asociaciones de contenido. Es el consejo número uno que un experto en marketing e información, si suscribiese una ética caracterizada por la ausencia de la misma, daría a los encargados de confeccionarlos y comunicarlos a la ciudadanía: “Diga números, reproduzca una serie de cifras junto a epígrafes, a ser posible, larguísimos, pero JAMÁS, explique subapartados ni haga comparativas con periodos referidos a ejercicios anteriores A NO SER que la ventaja sea mínimamente favorable. Diga cifras, pero no dé mucha información si quiere utilizarlos para que “la gran bestia” continúe creyendo que el estado, el poder, los políticos que, con el “democrático” sistema de listas cerradas, ha elegido, continúan teniendo el propósito de destinar recursos a prioridades como la educación, la cultura o la sanidad de un país. Diga cifras”

Un ejemplo clarísimo que justifica estas consideraciones es la utilización que Obama ha hecho de los presupuestos y la gestión económica de la que, en teoría, es responsable directo. Oficialmente, y a través de una campaña que incluye incontables anuncios, publicidad, comunicados y referencias en los medios de comunicación especialmente afines a su política, las prioridades de la gestión de recursos económicos del gobierno que encabeza son la salud, la educación, las energías renovables y la inversión en la actualización y mejora de la infraestructura de los medios de comunicación y transporte. Obama tiene una respuesta pro-forma, un argumento que, independientemente de la pregunta que se le haga, expresa, mientras hace real esa perfomance de hombre sonriente y pacificador a la que nos tiene, tediosamente, ya acostumbrados: “Tenemos una educación de grandísima calidad y, ahora, vamos a conseguir que la atención médica sea extremadamente económica y accesible a TODOS los ciudadanos”. Diga cifras. Diga cifras. No permita que el público, la gran bestia haga asociaciones de ideas y relacione las cifras con la realidad, evite que los anestesiados ciudadanos despierten y sean conscientes de que…”

El paquete de medidas presupuestarias de Obama es absolutamente “ENCANTADOR”, en la acepción de producir encantamiento por su capacidad de convicción. La realidad es una cosa bien DISTINTA: la crisis económica, que nos está afectando a todos, iniciada e impulsada, entre otros factores, por la gestión económica, disparatada y a corto plazo, de EEUU, está requiriendo que Obama realice, bajo la apariencia de un programa económico con grandes inversiones en cultura, sanidad y energías renovables, un diseño de una economía que bien podría ser considerada una “economía de guerra” . Nunca antes, y de esto Obama intenta que el ciudadano no sea en ningún momento consciente, se había producido en EEUU una reducción REAl en el gasto público, lo disfracen o no. Debajo de la alfombra, Obama y los suyos intentan esconder el caos social que subyace y el aumento TREMENDO del número de personas que malviven en la más absoluta de las pobrezas. Obama tiene deudas contraídas, por él o por antecesores como el “genio e inteligentísimo” de Bush, con los intereses de WALL STREET, y estos, como la mafia italiana, NO PERDONAN NUNCA, con las empresas relacionadas con la defensa, el petróleo y las multinacionales que fabrican productos farmacéuticos, las verdaderas “jefas” del panorama económico americano. El gobierno, no solo el americano, malgasta el dinero público, ha de “inventarse” medidas e inversiones de “rescate” y, de esta forma, mantener esa espiral de caos que hace que la deuda pública, cada vez, sea mayor y más “dolorosa” para el ciudadano. A pesar de Obama y otros anestesistas de consciencias, todos deberíamos saber que, tras la crisis, se esconde BÁSICAMENTE, una relación directísima con temas militares: la guerra es buena para los negocios y su ausencia, un peligro para sustentar el entramado de mentiras sobre el dinero que los gobiernos confeccionan. De hecho, los grupos financieros que manejan los mercados de divisas están promoviendo el inicio o el mantenimiento de guerras o conflictos en Oriente Medio (Irak, Irán, Israel…)

Obama se empeña en transmitir la “necesidad” de destinar el grueso de recursos para evitar que los “terribles” Oriente Medio y Asia Central amenacen ,o siquiera se atrevan, al gigante americano. Con argumentos como este, el presupuesto americano desvía, sin que nadie se oponga ni resista, una cantidad inmensa del presupuesto a financiar guerras en Irak, Afganistán y, como “desconocida” novedad, establecer y mantener bases militares en países como Colombia, parte del diseño de un plan de conflictos bélicos que están “por venir”.

La realidad tiene cifras que no se pronuncian en voz alta en EEUU. Según constaba en los presupuestos de Obama para el año fiscal 2010, de unos 3.94 BILLONES de dólares y un aumento del 32%, respecto al anterior, los ingresos del gobierno, que estimaba la Oficina del presupuesto, eran de 2.381 billones de dólares, con lo que el déficit presupuestario se valoraba en 1.75 billones, casi equivalente al 12% del PIB de EEUU. Si se estudia a fondo las partidas presupuestarias, y se contrastan los gastos y programas, la realidad es que, aunque se justificaron, por ejemplo, 534 mil millones de dólares en defensa, se gastaron 739.5 mil millones y, lo que es más probable, según estimaciones de analistas reconocidos, se llegó, con la excusa del mantenimiento de los conflictos o la ausencia de ellos en Oriente Medio, a la cifra asombrosa de más de 1 BILLON de dólares.

Si nos permitiesen, en lugar de anestesiarnos con cifras y desinformación, MENTIRAS, al fin y al cabo,  analizar y realizar asociaciones de ideas, establecer analogías o inferir información, podríamos deducir con cierta facilidad que, a partir de las cifras, lo que escondía el presupuesto de Obama para el año que hemos dejado atrás era que los gastos en DEFENSA, el famoso y autoprovocado RESCATE BANCARIO y los intereses sobre la deuda pública se habían “engullido” casi todos los ingresos del gobierno federal, unos 2,381 millones de dólares.

Evidentemente, la crisis económica no es un tema simple ni obedece a un solo factor ni es de fácil resolución, pero una parte importante para afrontarla es COMPRENDER cómo se ha generado, cómo, porqué y a quiénes les ha interesado su existencia. Y, para empezar, sería muy conveniente que nosotros, “la gran bestia”, los ciudadanos no permitiésemos l aplicación de la anestesia general con la que los políticos y el gobierno desean “des-individualizarnos”. Ellos dirán “diga cifras”. Nosotros deberíamos, entre otras cosas, manifestarnos para que dejasen de jugar al MONOPOLY con nosotros, nuestro dinero y nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

MY PLAYLIST

NOS VISITARON OTRAS MIRADAS...

  • 88,920 VISITAS

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 763 seguidores

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter

EL TIEMPO NO EXISTE…PERO SUCEDE

A %d blogueros les gusta esto: