LA MOSCA ROJA

REFLEXIONES DE UNA MOSCA ENTRE MOSCARDAS by PURA MARIA GARCIA

¡PONGA UN MERCENARIO EN SU VIDA!

En teoría, únicamente en teoría, la madurez implica una cierta serenidad, el asentamiento de las propias creencias, desde la reflexión que permite la distancia que el transcurrir de los años dibuja entre nuestra mente y la forma en la que interpretamos la realidad.

En teoría, sólo en teoría.

Tras leer las palabras de José Luís García Del Prado, reseñadas en un artículo de EL Público, el pasado sábado, a una le asalta no la duda, sino la certeza, de que la madurez es la etapa de la vida en la que se asientan las decepciones, las minúsculas y las inmensas, las presentidas y las que no se esperaban, aunque debe haber en la consciencia un resorte por el que, paradójicamente, el sentimiento del vacío de creencias, el descreer, me alcanza acompañado no de resignación sino, muy al contrario, de la voluntad y la rabia que conducen, desde el descreer, a la acción, a luchar contra la impasividad y la renuncia.

Al presidente del Grupo de Trabajo sobre Mercenarios de la ONU, el señor  José Luís G. del Prado, se le proponen una serie de preguntas destinadas, también en teoría, a ser contestadas y leídas “En tres minutos”, nombre de la sección. Tres preguntas, tres respuestas y, mucho me temo, ni tres minutos ocupados por el señor del Prado para pensar los argumentos con los que contestar.

Antes de leer las palabras vacías, por su simpleza descarnada, pero su capacidad para desencadenar gravísimas consecuencias,y asumir que el citado personaje parece considerar a los lectores como una muestra de vida e inteligencia similar a las amebas, una inicia ese proceso de lucha y negación al “porque-sí” y se pregunta qué función, qué sentido, y qué gastos y maniobras, genera un “grupo de trabajo” que, además, se creó con un cierto carácter “efímero” y que, actualmente, está imbuido de un aura manifiesta de “estable”, “permanente”, una UCI donde se “piensa y filosofa” sobre los mercenarios. Debe ser que, ya de entrada, se acepta que el exportar e importar mercenarios es una “estrategia” más del “mercado vital” en el que creemos vivir, cuando , en realidad, el poder y sus abusos solo nos permiten “sobre-vivir”. Expertos de conocimientos amplios y diversos, currículos pletóricos de M.B.A y cursos con títulos tan extensos y mistificados que incluso la vista más curiosa rehúye leerlos, “debaten” las reglas con las que se mueven (y aceptamos/aceptan) la vida profesional del mercenario.

La periodista inicia la mini-entrevista preguntándole a este experto de rostro circunspecto sobre el alcance de la resolución de la ONU sobre Libia, en relación con los  mercenarios. Buena manera de empezar. Óptima forma de inclinar, premeditadamente, la balanza, si es que existe balanza que haya resistido, tras el inicio del conflicto de Libia, la ruptura de todos los “fieles” que mantenían las balanzas simbólicas con cierto equilibrio metafórico.  Estupenda manera de separar, asumiendo y raptando la voluntad del lector, a unos y a otros. ¿Mercenarios? Todos. ¿Qué distingue a Sarkozy, a Obama, a Gordon et alt. de los “mercenarios” de los que se ocupa, teóricamente, no lo olvidemos, el “grupo de trabajo” de la ONU? ¿Mercenarios? ¿Cuál es la diferencia? ¿La aceptación social, derivada del “porque lo impongo”? ¿La pulcritud de los trajes y las corbatas, saliendo al paso de la suciedad mental de unos y otros, para dar una imagen de marca más glamurosa a los mercenarios sin carnet pero con cargo? ¿Mercenarios?

Una se queda, literalmente, con la boca abierta al leer la respuesta. Bastará reproducir una parte: “La resolución menciona la utilización de  mercenarios por parte de Gadaffi y creemos que esto abre unas perspectivas extraordinarias”. Es lo que se llama responder con un argumento consistente: la frase “Gadaffi utiliza mercenarios”, escrita en una resolución, se convierte, porque sí, en un DOGMA DE FE, verdad absoluta, axioma indiscutible, memez monumental con la que, en una sola dosis, comienzan a anestesiar la consciencia del nosotros que está excluido del grupo de trabajo de marras. Gadaffi utiliza mercenarios. El cómo se sabe, se asevera o se ha probado no importa, máxime cuando las consecuencias de ese “tintar la imagen del loco del traje de camuflaje con tinte de mercenario y sponsor de mercenarios” únicamente genera odio social, ira y justificación de cualquier masacre que pueda realizarse, eso sí, amparada por una resolución que responde al   alarido de quienes se niegan a perder parte del negocio y la riqueza que ofrece el petróleo y la venta de armas, de esos otros MERCENARIOS que además ostentan cargos políticos y que, aunque no visten trajes de guerra y camuflaje, camuflan las guerras personales que mantienen para alcanzar más y más poder.

El señor del Prado, cerrando el párrafo con una frase tan profunda como “y creemos que esto abre unas perspectivas extraordinarias” no solo NO ESTÁ ARGUMENTANDO NADA, sino que pone en su boca las palabras que son la llave para abrir la puerta a CUALQUIER medida, militar, social o económica, para justificar la muerte y la implicación, por el business, en un conflicto interno de Libia, cuyo líder ha sido, conscientemente, mantenido, por acción u omisión, por los mercenarios con traje, corbata y cargo durante más de 40 años.

La segunda pregunta intenta “ahondar” en las místico-ascéticas reflexiones iniciales del presidente del grupo de trabajo de la ONU: “¿Tienen ustedes pruebas sólidas de que Libia ha utilizado mercenarios?”. Acuden a mi mente las clases en las que, en la antigua E.GB, un profesor se empeñaba en hacernos entender, sin cubitos de hielo ni cacerola con agua hirviendo, ni foto ni dibujo alguno, que la materia tiene tres estados: sólido, líquido y gaseoso. ¿Pruebas sólidas? ¿Sólidas como las “pruebas” de la invasión de Irak? ¿Sólidas cómo las que justifican el embargo injustificable a Cuba y a otros países que se alejan de “la ley política universal? ¿Sólidas? ¿Se podrían tener pruebas no-solidas en un evento social en el que hombres, mujeres y niños están inmersos? El   respondiente, siguiendo una línea de coherencia que  una ha adivinado ya en la primera respuesta, se atreve con una frase que debería ser objeto de análisis múltiple, incluyendo hasta el sintáctico: “Tenemos información de fuentes diversas…Se cree que el embajador libio en Chad abrió una oficina para reclutar mercenarios”

Sin comentarios. Escuchar a fuentes diversas, fundamentalmente que sean de la misma línea o ideología, por si no lo sabíamos es la base del método científico, el camino conductor a la verdad irrefutable. Sin comentario.s ¿Se imaginan al embajador libio en Chad, haciendo de “Anacleto agente secreto”, al abrir una “oficina para reclutar mercenarios”, así, abiertamente, con anuncios por la ciudad y una campaña de marketing? ¿No se abre una oficina de mercenarios cada vez que se “abren”, “inauguran”, “promueven”, “tienen lugar”, esas cumbres del G-7, de los líderes europeos y americanos, de los mercenarios con corbata, traje y cargo?

El mini-artículo, la maxi-locura textual que te trastoca en tres minutos para el resto de la semana, finaliza con un interrogante que ya es de Pulitzer: ¿Empresas de ese tipo entrenaron a las fuerzas de élite libias?”. Respuesta del líder del grupo de trabajo: “La guardia pretoriana de Gadaffi ha sido formada por la élite de esas compañías?” Y es así, eso lo añado yo, porque SÍ, porque el señor del Prado, apoyado en unas gafas que le dan cierto aire de pensador hondo y zen, lo dice, Y PUNTO

Y a una, a estas alturas de la madurez teóricamente teórica, se le acaban las razones, nunca las tuve, para tragarse más “y puntos” de nadie, ni de nada, ni mucho menos de un presidente de un grupo de trabajo que no es más que un empleado de mercenarios oficialmente reconocidos.

Mercenarios ellos, los trajeados que juegan al póker con la vida y la muerte, las nuestras. Mercenarios, también, los periodistas que permiten respuestas mercenarias, que consienten los “porque sí” de quienes entrevistan. Mercenarios juicios en los que unos mercenarios “juzgan” a otros mercenarios, creyéndose menos mercenarios porque su mezquindad se esconde tras un cargo oficial.

Publicado en Kaos en la Red

Un comentario el “¡PONGA UN MERCENARIO EN SU VIDA!

  1. Hanibal Lecter
    marzo 23, 2011

    De acuerdo con tu trilogía.
    Esta repugnante casta de políticos-periodistas se enzarzan en disputas dialécticas inútiles en compararar la guerra de Irak y Libia,sin son legales o ilegales,como un penalti mal pitado en un Real madrid-Barca.Y echan horas y días discutiendo si es legal o no.Sus charlas ó escritos les están dando de comer.Mientras están los hijos de puta sentados confortablemente en un plató de televisión o en sus despachos de trabajo escribiendo sus memeces de Irak o Libia, a un ser humano Libio le revientan el organismo por bala,metralla o fuego,exparciendo la roja por el sequeral libio.Pero ojo es una guerra legal porque lo ha dicho la onu.Hijos de puta! los cadáveres y las familias de los muertos no entenderán la legalidad o no de la guerra,sólamente sentirán dolor por la pérdida de su ser querido.El cadáver sólamente habrá sufrido el instante de entrada de la metralla en su cuerpo.Sin la guerra no hubiesen dejado de existir y no se hubiesen convertido en carne chamuscada.Se les anticipa su presencia ante Alá antes de lo que ellos querían.Vosotros haceis apuestas sobre la legalidad de las guerras mientras que las gentes libias mueren,para que vosotros os lo lleveis crudo.Cabrones.
    La verdadera guerra LEGAL es la que está llevando a cabo Gadafi y su gente.Ellos no tienen más remedio que disparar para defenderse.
    Tuvieron que defendense de los rebeldes armados,y ahora de las fuerzas europeas.Gadafi no ha tenido elección ,nunca una guerra ha sido tan rápida y la han dado tan poca oportunidad para la paz.
    Gadafi pidió observadores.Hugo Chávez pidió reuniones con las ligas árabes y partes de la refriega para buscar soluciones que Gadafi hubiese llegado a aceptar.Pero no.Los mismos que han arruinado a millones de personas en ésta crisis mundial,quieren hacer un cambio rápido”regar de sangre fresca de gentes libias en sus mismos territorios desiertos y llevarse como auténticos piratas del siglo XXI el líquido negro del subsuelo.
    Cuando la aparente decencia de una pareja , norteamericana, francesa,inglesa o espagnola vaya al supermercado el sábado por la magnana,no sentirá dolor ni pena alguna de que el depósito de su vehículo lleva sangre libia e iraki robada por sus ejércitos.A ellos probablemente les dará igual y ni lo pensarán. Europa y Norteamérica son continentes en donde sus pobladores se están convirtiendo en apáticos del dolor ajeno. El mundo occidental ha conseguido que las personas se conviertan en verdaderos psicópatas ,que no sientan el dolor de los demás y convertir sus habitantes en zombies de espíritu con corbata, pero zombies como los de la serie the Walking Dead.Los occidentales visitaremos los infiernos pero no de la mano de la bella Beatriz de Dante sino de la mano de Belcebú y arrastrados por los cojones.Por lo menos Zapatero y sus colegas europeos que vuelven a usar el pillaje y el saqueo de los piratas del siglo XVII-XVIII.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

MY PLAYLIST

NOS VISITARON OTRAS MIRADAS...

  • 88,964 VISITAS

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 763 seguidores

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter

EL TIEMPO NO EXISTE…PERO SUCEDE

A %d blogueros les gusta esto: