LA MOSCA ROJA

REFLEXIONES DE UNA MOSCA ENTRE MOSCARDAS by PURA MARIA GARCIA

EL GOBIERNO, SUS VOTANTES Y ESE EXTRAÑO SÍNDROME DE ESTOCOLMO

Hace tan solo unas horas escuchaba, en la calle, parte de una conversación. Una mujer y un hombre hablaban sobre la inesperada interrupción del proceso de detención del exalcalde de Torrevieja, uno de los (muchos) corruptos miembros del pp. “Sí…¡pues como harían todos! Pero que no te engañen, tendrán razón en acusarle, pero ha hecho muchísimas cosas buenas por Torrevieja” .Así contestaba el hombre de unos setenta años. Para ponernos en antecedentes sobre el tema de la conversación, debemos recordar que el exalcalde de Torrevieja y exdiputado autonómico, está condenado a  tres años por prevaricación y falsificación de documento oficial. Por lo que parece, no va a ingresar en prisión y espera que se responda a su petición de indulto, refrendada ni más ni menos que por 45 diputados del pp entre los que se encuentran sus 8 más valientes defensores, un grupo escogido de imputados genoveses, el corruptísimo Blasco a la cabeza, que sabedores que les queda muy poco para ser largados del partido se permiten la doble jugada de “defender” a su imputado amigo y enfrentarse a Antonio Fabra. El fiscal del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, Antonio Montabes, que lleva hasta la fecha 19 días en el cargo, contestaba a  la prensa, escandalizada por la elasticidad de la justicia y las facilidades para, según qué personas, acceder a un indulto, con un “no sé qué les extraña, se está tratando a Pedro Hernández Mateo como a un ciudadano normal, como si fuera un pintor o un albañil”.

“Sí…¡pues como harían todos! Pero que no te engañen, tendrán razón en acusarle, pero ha hecho muchísimas cosas buenas por Torrevieja”

La respuesta de ese hombre, supuestamente un ejemplo de “ciudadano normal”, provocó mi sorpresa, primero, y mi indignación, unos minutos más tarde de haber empezado a intentar digerirla. Era una respuesta que mostraba el gran triunfo de “la política” y “los políticos”, actuales y con minúsculas minúsculas: han conseguido que aceptemos, con mayor normalidad que con la que aceptamos que llueve en otoño, que todos ellos nos pueden robar y humillar como seres sociales. Eso, aun siendo grave no es sino una nimiedad comparado con el resto de la respuesta, esa que deja entrever sin lugar a dudas una propensión a justificar lo ilegal y lo destructivo, en términos sociales, mirando, con mirada intolerablemente ciega, hacia otro lado y, por si no fuese suficiente, ensalzando lo que, en teoría, debería ser el trabajo, la obligación o la responsabilidad, de un político: actuar sobre la realidad social con fines positivos que mejoren a la mayoría de ciudadanos.  Así era, es, la escandalosa respuesta con la que se responde, en un sector muy numeroso de la ciudadanía, al escandaloso proceder de los sinvergüenzas y delincuentes que nos gobiernan.

La respuesta me llevó a una asociación de ideas, nada grata, que vinculaba el comentario con el síndrome de Estocolmo y el caso que, en 1973, propició que el psiquiatra y criminólogo Nils Bejerot diese nombre al conjunto de síntomas observados en los cuatro personas que fueron tomadas como rehenes en el asalto, perpetrado por  Jan-Erik Olsson, con la ayuda de uno de sus compañeros de ex prisión,  al Kreditbanken de Estocolmo. Tras finalizar el asedio, seis días después, las entrevistas con los rehenes evidenciaron que las víctimas habían establecido una especie de relación positiva con sus captores. La sociedad entonces empezó a preguntarse cómo era posible que personas cautivas experimentasen ciertos sentimientos positivos hacia sus captores cuando, simultáneamente, temían por sus vidas. Las respuestas las empezaron a ofrecer las mismas victimas unos días después. En concreto, Kristin Ehnmark, explicaba en una entrevista radiofónica que “Entras en una especie de contexto en el que todos tus valores, la moral que tienes, han cambiado de alguna forma”.

Esta respuesta, pronunciada en el pasado, es lamentablemente una respuesta que nos lleva a mirar el presente que vivimos, por decreto ley de los sinvergüenzas y delincuentes (ya sea en la fase de imputación o de condena) a los que un tanto por ciento, que a mí se me antoja del todo incomprensible, dieron un voto con el que, de una forma que es, en mi opinión igual de incomprensible, proyectaban sus neuras, sus frustraciones sobre el poder, su casposa ética y su asumida supremacía. Los captores que nos han secuestrado, muestra evidente de los genes más ambiciosos del adn social, son una parte del acto delictivo que cometen cada día, nuestro secuestro, el secuestro de nuestros derechos. La otra parte, sin duda, la constituyen los cautivos que alegremente hacen caso omiso de quien no tiene un techo (de  quienes no lo tienen, en plural, porque ya son más de 25.800 personas las que viven en la calle, sin un techo) y se dejan secuestrar y, por si fuese pequeño e inocente el atentado social que cometen siendo cómplices con su voto, manifiestan que, como todos los políticos son iguales, seguirán votando a los suyos, que …al fin y al cabo, además de hundir nuestra vida, nuestro estómago y nuestro esperanza en el futuro, “también están haciendo muchas cosas buenas por España”

Definitivamente, debe ser cierto que cuando las víctimas experimentan el síndrome de Estocolmo hacia sus verdugos “Entras en una especie de contexto en el que todos tus valores, la moral que tienes, han cambiado de alguna forma”.

Leélo, junto a otros artículos y noticias, en INICIATIVA DEBATE PÚBLICO, LUZ DE LEVANTE, EL LIBRE PENSADOR, LA CEBOLLA, LÍNEA 36, DIARIO OCTUBRE, PORTAL OACA, VILAWEB, WEBGUERRILLERO, INNAGIST, EL MERCURIO DIGITAL, ASTURBULLA, TODO TITULARES, INFONGO, RAMONYOPS, TERCERA INFORMACIÓN

5 comentarios el “EL GOBIERNO, SUS VOTANTES Y ESE EXTRAÑO SÍNDROME DE ESTOCOLMO

  1. romanidemata
    diciembre 27, 2013

    perplexitat, incredulitat

    Fan i desfan a conveniència, i és acceptat per la “mayoria sileciosa” que els vota. La seva moral, no els permet ni censurar ni criticar, Acceptar submisament la fatalitat del poder.

    Conclusió; Tant en el poder econòmic com en la política, la ètica no existeix.

    Salut

  2. Pingback: EL GOBIERNO, SUS VOTANTES Y ESE EXTRAÑO SÍNDROME DE ESTOCOLMO | ramonyops

  3. Pingback: El gobierno, sus votantes y ese extraño síndrome de Estocolmo - Iniciativa Debate Público

  4. Pingback: El Gobierno, sus votantes y ese extraño síndrome de Estocolmo

  5. Loam
    diciembre 29, 2013

    Siglos de adoctrinamiento, catecismo y opresión de nacional-catolicismo. El último intento serio de romper con tan secular estado de sumisión e injusticia tuvo lugar durante la guerra civil, y para saber el alcance de cuánto se perdió entonces sólo hay que analizar el presente. La corrupción está sentada “a la derecha de dios”, es decir, al igual que el colesterol, hay una corrupción buena (la de derechas, la de siempre), y una corrupción mala (roja y a la “siniestra” de dios).

    Salud!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

MY PLAYLIST

NOS VISITARON OTRAS MIRADAS...

  • 88,964 VISITAS

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 763 seguidores

REGISTRADO EN SAFE CREATIVE

Member of The Internet Defense League

Sígueme en Twitter

EL TIEMPO NO EXISTE…PERO SUCEDE

A %d blogueros les gusta esto: